De Norte a Sur: dos rincones literarios de la Isla Bonita

Publicado el

De Norte a Sur:
dos rincones literarios de la Isla Bonita

Belén Lorenzo Francisco

Normalmente la vida precede a la literatura, pero a veces sucede lo contrario. Es lo que ocurre cuando los lugares se cargan de historias y se vuelven literarios, invitando a mirar la existencia desde otra perspectiva. En La Palma existen rincones donde es posible soñar a través de las palabras, como ocurre en dos lugares cargados de magia y literatura que trazan una línea de Norte a Sur: el mirador dedicado a la escritora Sanmao en el municipio de Barlovento y el entorno de las salinas y los faros de Fuencaliente.

- Entorno de los faros y las salinas de Fuencaliente

– Entorno de los faros y las salinas de Fuencaliente

Desde hace pocos años, la costa del Norte de La Palma rinde homenaje a la escritora china Echo Chen, más conocida como Sanmao, su seudónimo literario. El fallecimiento de su esposo, el submarinista José María Quero, en las aguas de Barlovento, unió su nombre al de este municipio. Ambos habían llegado a la isla a principios de 1979, momento en el que se abría una nueva perspectiva laboral para él en las obras de ampliación del puerto de Santa Cruz de La Palma. Unos meses después, en septiembre de ese mismo año, José María Quero fallecía y su esposa abandonaba La Palma.

- Mirador dedicado a Sanmao

– Mirador dedicado a Sanmao

El mirador de Sanmao, situado en el entorno de las piscinas naturales de La Fajana, recuerda de manera poética la vida de ambos gracias al diseño de Juan Alberto Fernández. Recortado sobre el horizonte de La Punta de la Gaviota, un elemento central formado por tres tubos evoca el seudónimo de ella, “Tres Pelos”, nombre de un personaje de un cómic chino que la escritora hizo suyo. Ocho grandes callados de colores lo rodean, en alusión a los que ella misma coleccionaba y pintaba para regalárselos a sus amistades. Sobre un banco descansan dos aletas y unas gafas de buceo. En el pavimento, la vista encuentra versos como los siguientes

No me preguntes de donde vengo
mi origen es muy lejano.
¿Por qué vagabundear tan lejos?

Por los pájaros que vuelan,
por el arroyo que fluye en el valle,
por las vastas praderas,
pero sobre todo, sobre todo,
por el olivo de mis sueños.

(“El olivo de mis sueños”)

Este espacio dedicado a Sanmao es el primero de una serie de miradores literarios que recorrerán la geografía de La Palma, siendo los próximos el destinado a las endechas de Guillén Peraza (Los Llanos de Aridane), a Günter Grass (Puntallana) y a Dulce María Loynaz (Tijarafe).

Pero vayamos ahora hacia el Sur, hasta el otro extremo de la isla. Allí nos esperan los faros de Fuencaliente junto a las salinas. Y en medio de ese entorno, perfectamente integrado en el mismo, nos aguarda el restaurante El jardín de la sal, donde además de disfrutar de una propuesta gastronómica diferente, es posible hacerlo contemplando unas vistas inmejorables. En su comedor nos reciben unos versos del poeta gomero Pedro García Cabrera:

Nunca mi soledad tuvo montañas,
porque en tu orilla late el infinito
corazón de la sal.

Se trata de una muestra del poema “A la mar fui por las islas”, que se inicia así:

¿Cómo iba a olvidarme de ti, mi tierra anfibia,
que respiras las branquias de las aguas
y te ciñes la blusa azul del aire,
firmemente nupcial y deportiva?
¿Cómo voy a ausentarme
de esta rabia que caminan mis pies,
si es con lava y volcanes como pueden nombrarse
los silencios quemados en el alma,
si eres tú quien me llevas a cuestas
subiéndote a los hombros mi ternura
y alisándome hierbas y cabellos,
si he fraguado en tus valles
el cascabel del llanto y la alegría,
si ardo con tus fuegos y lloro con tus nieves,
si tu raíz de mar
me ha dado el universo por bandera,
y el amor, los amigos y el pájaro del sueño?
Nunca mi soledad tuvo montañas,
porque en tu orilla late el infinito
corazón de la sal,
convirtiendo la popular paloma de la sangre
en rumoroso vuelo,
dando a los horizontes almohada
y ofreciéndole al tiempo un refugio de arena
para que no se sienta un desterrado.

Aguas, aire, lava, volcanes, montañas, sal… Son palabras que se abrochan perfectamente el tejido de Fuencaliente.

Tenerife 100% Vida

Su antiguo faro y el nuevo comparten el mismo espacio, convertidos en una de las imágenes más conocidas del municipio.

El primero, construido a comienzos del siglo pasado, acoge hoy el Centro de Interpretación de la Reserva Marina; el actual le acompaña desde los años ochenta. Las Salinas de Fuencaliente, además de ser un reclamo paisajístico de la isla debido a sus colores contrastantes, han sido declaradas Sitio de Interés Científico por ser el lugar de descanso de muchas aves migratorias.

- Versos de Sanmao

– Versos de Sanmao

Aquí se detiene nuestro recorrido imaginario por el paisaje de la isla a través de dos poetas, de dos costas, de dos privilegios posibles únicamente en La Palma. En ella nos aguardan los lugares reales, el olor del mar, el sonido de los versos y el blanco de la sal, esperando nuestra visita.

Escritora, historiadora del arte y musicóloga, ejerce profesionalmente como archivera. Mantiene los blogs literarios: “Todas las palabras cuentan” y “Relatos para leer de pie”