Un paseo por el entorno del que fuera convento franciscano de Santa Cruz de La Palma

Publicado el

Un paseo por el entorno
del que fuera convento franciscano de Santa Cruz de La Palma

J. J. Rodríguez-Lewis

Tenerife 100% Vida
Me cité con mi amigo Juan en La Placeta. Con ese nombre se conoce en Santa Cruz de La Palma a la plazuela de Borrero, uno de los rincones más bellos de la ciudad -en la parte más desconocida de la calle Real, camino del desahuciado malecón-, que preside la antigua Casa de Escobar, una construcción solariega del siglo XVII. Quedamos en la terraza de un agradable bistró frecuentado por el turismo alemán, aunque el enclave ofrece también un restaurante más refinado en la parte alta y otros establecimientos hosteleros y comerciales, como el Habana Café.

La idea que traía era acompañar a Juan a una visita sosegada y apacible por la zona norte de la capital insular, en torno al que fuera convento de la Inmaculada Concepción, un sector que él -me comentaba- apenas conocía, pues siempre que venía a Santa Cruz de La Palma pocas veces salía de la plaza de España y sus aledaños. Pese a que nos encontrábamos muy cómodos y animados en aquella terraza picando unas buenas viandas, le invité a comenzar el paseo de inmediato porque, de todas formas, muy cerca podíamos tomarnos un cortado o un café solo, mientras admirábamos la singular belleza del tramo más velado de la calle Real, rotulado como “A. Pérez de Brito”. Pensaba en El Negresco, otra cafetería señera de la ciudad en otro punto de referencia para los santacruceros, la Acera Ancha, o en el bar de enfrente, homónimo del lugar, más refinado, y que comparten propietario, el emprendedor y solícito Sergio Abero.

Los palmeros sabemos que Anselmo Pérez de Brito y Dionisio O’Daly fueron los responsables de que nuestro Ayuntamiento (Cabildo) fuera el primero de España elegido por los ciudadanos en 1773, lo que acabaría con el nepotismo y los constantes desmanes de los regidores perpetuos, de ahí que la calle Real sea la suma de ambos próceres. Por esta arteria principal de la ciudad, Juan no dejaba de sorprenderse ante algunos inmuebles con marchamo solariego o blasonado que contemplaba, muchos de ellos exquisitamente restaurados (como el del Colegio de Abogados de la isla, que suele organizar conferencias y exposiciones), o por la peculiar escultura de un antiguo pupitre a la entrada de los Juzgados que recuerda que allí estuvo la primera escuela seglar de la isla. En la misma Acera Ancha nos encontramos con unos coquetos y estratégicos apartamentos turísticos (La Fuente), recomendados para cualquier visita a la ciudad.

Además, desde la Acera Ancha, y a través de angostos callejones, es fácil acercarse a los Balcones Típicos de la Avenida Marítima, una de las postales más pintorescas y reproducidas de Santa Cruz de La Palma, pararse a almorzar en alguno de los contiguos restaurantes y tascas que proliferan a su vera (Piccolo, La Lonja, El cuarto de Tula…) o, pronto, perderse en la nueva playa de la ciudad, que recupera su mar de antaño para solaz de vecinos y visitantes.

Casi una hora después, remontamos por fin la calle Pérez de Brito. Pasadas las Cuatro Esquinas, y sin dejar el irregular adoquinado de la calle matriz, nos desviamos hacia la derecha en dirección al castillo real de Santa Catalina. El “Castillete”, su nombre de guerra por estos lares, es una fortificación defensiva construida en el siglo XVII para preservar la urbe de los ataques piráticos, uno de los cuales prácticamente la había destruido en 1553, y que, en los últimos tiempos, se intenta “rentabilizar” social y económicamente para la ciudad.

FEPECO
Todavía en manos privadas, el monumento (fue declarado monumento histórico-artístico en 1951), con leves reformas acometidas recientemente en todas sus salas, por fin puede visitarse con regularidad y, si tenemos suerte, hasta podríamos toparnos con un auténtico mercado medieval que se organiza con cierta regularidad. Un poco más al norte, por cierto -aunque habrá que fijarse bien (la señalización es escasa y puede pasar desapercibido)-, nos encontramos con otro fortín, el rehabilitado de Santa Cruz del Barrio, la enésima muestra tanto de nuestra riqueza patrimonial como de la falta de su puesta en valor, y a su espalda una antigua plaza que conserva el encanto de otros tiempos, la de San Fernando.

Entonces, le propongo a Juan rodear la manzana, y enseguida nos damos de bruces con el sorprendente Barco de la Virgen. Una reproducción en tamaño real de la María de Colón, que alberga un interesante Museo Naval y que protagoniza, junto al Castillo de la Virgen, uno de los números más significativos de las Fiestas lustrales de la Bajada de la Virgen de las Nieves: el Diálogo entre el castillo y la nave. Desde La Alameda, la popular plaza del sector norte de la capital donde “atraca” permanentemente la carabela mariana, podemos acercarnos tanto a la iglesia de La Encarnación, la más antigua de la isla (en la que podría establecerse una programación permanente de conciertos con el órgano como protagonista -aprovechando el excelente órgano parroquial de principios del siglo XVII-), y que preside un bonito rincón en forma de balconada sobre Santa Cruz (que incluye una bella y tranquila plazuela, la Casa Rosada y el propio Castillo de la Virgen), como a la Cueva de Carías, lugar de constitución del primer ayuntamiento-cabildo de la isla tras su conquista a finales del siglo XV.

La Alameda es, además, un buen sitio para tomarnos un refresco, o unos churros, en su singular quiosco modernista, cerca del Monumento al Enano de Luis Morera (carta de presentación de las Fiestas Mayores de la capital palmera), aunque también podemos optar por la arepera de la Cruz del Tercero, otro sitio de referencia en la ciudad, símbolo de su conquista por el adelantado Fernández de Lugo el 3 de mayo de 1493. En este lugar, precisamente, se proyecta un hotel de ciudad emblemático en la casa solariega, de elementos neoclásicos, que perteneció a doña Catalina Martín Rodríguez.

FEPECO

Una iniciativa que, sin duda, revitalizaría toda la zona, como la reapertura del Hotel Marítimo, con la playa como nuevo atractivo, para lo que conviene buscar nuevos inversores. Desde allí, tras rellenar en el centenario “chorrito” las botellas de agua que cargamos como provisión, y atravesando la calle del sacerdote Juan Pérez Álvarez, llegamos a la plaza de San Francisco, centro neurálgico de nuestro itinerario.

En ella se levanta el que fuera convento franciscano de la Inmaculada Concepción, fundado en 1508, y hoy Museo Insular e Iglesia de San Francisco. El complejo museístico, propiedad del Cabildo Insular, alberga el extinto Museo Provincial de Bellas Artes, con sede en Santa Cruz de La Palma, que expone obras de Sorolla y Fortuny, entre otros pintores de renombre, y el antiguo Museo de Historia Natural de la Sociedad Cosmológica, además de una más reciente muestra etnográfica de gran interés. El edificio fue reformado en la segunda mitad de los años ochenta y hoy presenta una estampa envidiable, en torno a dos preciosos claustros que dominan el inmueble.

La Iglesia del convento, hoy de San Francisco, erigida como la mayor parte de todo el complejo a lo largo del siglo XVI, ofrece gran parte de la valiosa imaginería palmera, con esculturas de procedencia flamenca, americana o andaluza. En los alrededores de la plaza, nos encontramos con la Escuela Insular de Música y con la cuasi secularizada ermita de San José, que, fundada a principios del siglo XVII por el gremio más antiguo de la ciudad, el de carpinteros, albañiles y pedreros, presidía el barrio de La Asomada. Este edificio podría acoger, por ejemplo, un pequeño Museo sobre la Semana Santa de Santa Cruz de La Palma, declarada Fiesta de interés turístico de Canarias en 2014, en lugar de limitarse a su uso como almacén de tronos y otros enseres parroquiales.

Nuestra visita va a terminar apenas un poco más arriba de la ermita mencionada. Bastará con subir unos pocos escalones -los que bordean la trasera del parque infantil por antonomasia de la ciudad (Santa Águeda)-, para alcanzar el Hospital de Nuestra Señora de Los Dolores. Este establecimiento es un centro sociosanitario adscrito al Cabildo Insular, que conserva la iglesia-oratorio del prístino convento de clarisas, en la que podemos admirar una talla flamenca de calidad indiscutible, la de su titular, una hermosa Piedad que procesiona todos los Viernes Santo por las calles santacruceras.

Aún con resuello, al final de nuestro trayecto nos acercamos al Copacabana a tomarnos una cerveza, una cafetería tradicional frente a la esquina sur del Hospital. Juan estaba entusiasmado. Me decía que había conocido algunos sitios que ni sospechaba y que había vuelto a sorprenderle como el año pasado, cuando le había mostrado el entorno del que fuera convento de San Miguel de las Victorias. Apuradas hasta dos birras por cabeza, nos despedimos. Quedamos para un nuevo paseo el próximo verano.

Tenerife 100% Vida

Tenerife 100% Vida

Letrado y periodista. El bisturí es mi bitácora personal. Autor de los libros “La posada de los secretos” y “La Ciudad y la Pasión”.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar