Los encantos del barrio de La Isleta definen el perfil contemporáneo de Las Palmas de Gran Canaria

Publicado el

Los encantos del barrio de La Isleta definen el perfil contemporáneo de Las Palmas de Gran Canaria

Redacción

Castillo

Castillo

Hay destinos que redescubren sus propias postales a través de la mirada de sus visitantes. Las Palmas de Gran Canaria no es una excepción: la ciudad invita al turista a disfrutar de su icónica Playa de Las Canteras y el largo paseo urbano que la acompaña a lo largo de sus tres kilómetros de longitud y/o a redescubrir la historia Atlántica en torno al núcleo fundacional de la urbe.

mercado

mercado

En julio la ciudad canaria ofrece un atractivo más: la celebración de las Fiestas de El Carmen en el barrio de La Isleta, uno de los más populares y singulares de Gran Canaria.
Puerto, playa y barrio: los encantos de La Isleta definen el perfil contemporáneo de Las Palmas de Gran Canaria y el soporte del desarrollo portuario.

los nidillos

los nidillos

Desde el casco histórico de Vegueta, germen del original Real de Las Palmas en 1478, ensayo de la disposición urbanística y la arquitectura colonial que los conquistadores llevaron a América, los paseos de los viajeros también retratan a menudo las coloridas casas de los Riscos, justo encima del centro histórico, o incluso, en el otro extremo de la capital grancanaria, se adentran en el populoso barrio de La Isleta, en uno de los extremos de la playa de Las Canteras. La vida se agolpa entre sus empinadas calles con casas terreras donde se puede saborear lo más auténtico de la Las Palmas de Gran Canaria.

Las Palmas de Gran Canaria. La Isleta - EL CARMEN_@Tony Hernández

Las Palmas de Gran Canaria. La Isleta – EL CARMEN_@Tony Hernández

La Isleta es el nombre que recibe la península que corona el noroeste de Gran Canaria, inmersa hoy en la ciudad, cuya frontera la define un estrecho Istmo: de un lado asoma La Puntilla, uno de los extremos de la Playa de Las Canteras, de otro luce imponente el Puerto de La Luz y de Las Palmas, uno de los nodos principales del tráfico portuario en el Atlántico Medio.

Las Palmas de Gran Canaria La - Alfombras procesión EL CARMEN en La Isleta_@Tony Hernández

Las Palmas de Gran Canaria La – Alfombras procesión EL CARMEN en La Isleta_@Tony Hernández

En los primeros siglos de vida de la ciudad los corsarios la bordearon para tratar de saquear el viejo núcleo urbano.
Hoy, de hecho, aún se levanta el Castillo de La Luz, reconvertido en sede de la Fundación de Arte y Pensamiento Martín Chirino, con una amplia colección del universal artista canario, fallecido en 2019.

Las Palmas de Gran Canaria - Procesión calles de La Isleta - EL CARMEN_@Tony Hernández

Las Palmas de Gran Canaria – Procesión calles de La Isleta – EL CARMEN_@Tony Hernández

Allí, en el Castillo se defendió la capital grancanaria del asalto de los británicos Drake y Hawkins. La fortaleza se constituyó en 1494, siendo declarado en 1941 Monumento Histórico Artístico. Durante siglos lució solitario, alejado del centro urbano que se aglutinó primero en torno a Vegueta y luego alrededor de la Calle Mayor de Triana, muy cerca de la cual se localizaba el muelle original de la ciudad (Muelle de Las Palmas, célebre por sus carpinteros de ribera).

la puntilla

la puntilla

Sin embargo, mucho más cerca de la histórica fortaleza comenzarían las obras del moderno Puerto de La Luz y de Las Palmas, en 1883, una ambición de la ciudad, habitual cruce de caminos atlántico, para poder emprender acciones comerciales más ambiciosas, como acabarían siendo las exportaciones de cocinilla, plátano o tomates.
Hasta la zona llegaba desde 1841 una primitiva carretera desde lo que se conocía ya como Las Palmas, hoy núcleo histórico. Ambas circunstancias fueron decisivas para la aparición de un núcleo residencial popular y de origen diverso.

la puntilla ,canteras

la puntilla ,canteras

El Puerto y el barrio

Hasta entonces la ciudad no conocía industria alguna. Las obras del Puerto y la promesa de su futura actividad animaron a una multitud de familias humildes a hacer las maletas y viajar desde el centro rural y otras zonas de Gran Canaria o desde las islas de Lanzarote y Fuerteventura hasta aquellas laderas que ya veían surgir los primeros diques. Así, entre el inicio de los trabajos portuarios y 1900 la zona pasó de contar apenas un centenar de habitantes a tener hasta 11.000. A comienzos del Siglo XX ya superaban los 20.000.

Istmo

Istmo

Las viviendas auto-construidas se levantaron por pura iniciativa popular y necesidad, muchas veces sin licencia municipal o permiso de la administración.
Istmo

Istmo

Se consolidó pronto un barrio heterogéneo, de arquitecturas diversas y multicolor, ya que a menudo esas casas eran albeadas con pinturas sobrantes de los trabajos en los barcos.

el confital

el confital

FEPECO
banner-CIT
Muchos residentes en la zona navegan en falúas o barquillas hasta los buques que hacían escala en Las Palmas, con la promesa del Can-Buy-On (se puede comprar a bordo), abasteciendo a sus marinos de toda suerte de enseres.
Castillo

Castillo

Eran los célebres cambuyoneros. El barrio vio pasar a la flota británica de las carboneras (que crearon sus sociedades en el cercano barrio de Santa Catalina y en torno al muelle), zarpar a los navíos que viajaban rumbo a Londres con las exportaciones canarias y reposar, más tarde, a las flotas pesqueras que faenaban en las costas africanas. Rusos, japoneses, coreanos… La procedencia de los visitantes del barrio era diversa, y alrededor de ellos se generó un pintoresco comercio local.

Castillo

Castillo

Ciudad creciente

Pero La Isleta también percibió el progresivo crecimiento de la ciudad, hasta completar el actual centro urbano: una alargada franja junto al mar que lleva desde Vegueta hasta sus propias faldas.
barrio de La Isleta

barrio de La Isleta

Este núcleo singular, que nunca ha perdido su seña de identidad propia, conservó la tradición prohibida de los carnavales durante el Franquismo, bajo el nombre eufemístico de Fiestas de Invierno, en bailes conceptualmente clandestinos en los clubes sociales de la época, como el Marino o el Victoria, que hoy se levanta orgulloso en primera línea de playa. Con la Democracia el Carnaval nació oficialmente en La Isleta, haciendo suyo el Parque Santa Catalina para la celebración de sus grandes actos.

barquillas

barquillas

De forma paralela, este barrio con hasta cinco iglesias distintas (La del Carmen (1938), la Iglesia de Nuestra Señora de La Luz (1900), la parroquia de San Pedro (1940), la de San Pío X (1958) y la de El Salvador (1969) se convertía en un paradigma de vida alegre, tolerante, populosa.
barquillas

barquillas

Promociones públicas de viviendas ocupadas por familias humildes, casas más modernas como los pisos de la Nueva Isleta (en lo alto del barrio) o más recientes iniciativas de renovación urbanística completaron el perfil residencial de la península, en cuyo interior se levanta también el aislado núcleo de Las Coloradas y que en buena parte es ocupada por terreno militar.
Entre medias, La Isleta también encontró momentos para participar en hitos del arte contemporáneo;

Tenerife 100% Vida
desde la construcción y el rodaje del 'Moby Dick' de John Huston y Gregory Peck en los años cincuenta, hasta la reconversión de su icónico Castillo en centro de arte con las obras de Chirino.

Y hasta para reconvertir algunas de sus señas de identidad más características en modernos nodos urbanos, como es el caso del Mercado del Puerto (cuyo armazón de hierro fue diseñado por el estudio de Eiffel), y que hoy es un célebre y animado gastromercado.

La playa oculta

Los vecinos de La Isleta son usuarios habituales de La Puntilla, el extremo de Las Canteras. Algunos hasta faenan con sus coloridas barquillas y muchos aún trabajan en el Puerto (el colectivo de estibadores de Las Palmas se ha nutrido durante décadas en el barrio). Pero más allá de esta punta de la playa transita un paseo (Los Nidillos) que lleva al paraje natural de El Confital, con algunas terrazas que prolongan la vida urbana.
Cerca de ahí se han hecho celebres las actividades del colectivo La Fábrika, animador cultural con el rescate de los ritmos del swing (muy bailados por un creciente núcleo de aficionados al Lindy Hop en la capital grancanaria, estilo definido por el swing clásico). O incluso algunos espacios coworking en el que los numerosos nómadas digitales que visitan la urbe toman contacto con emprendedores locales.

Hoy, La Isleta está más viva que nunca. Cada año recuerda su peso ciudadano con celebraciones populares como las Fiestas de La Naval, en honor de Nuestra Señora de La Luz (en octubre) o las Fiestas del Carmen (en julio, también dignas de ser contempladas).

A finales de julio, precisamente tiene lugar una insular procesión marítima por el Carmen. En estas celebraciones no faltan sus galas y hasta concursos Drag Queen, que combinan la agenda popular con la religiosa y sus multitudinarias procesiones. Más de un siglo después, La Isleta sigue dibujando el perfil más contemporáneo y popular de una ciudad, Las Palmas de Gran Canaria, que ha crecido en torno a su Puerto, su condición de lugar de encuentro de comercio, culturas y viajeros. Sus vecinos encarnan igualmente ese carácter cosmopolita y abierto de la urbe.

Imágenes cedidas por Promoción Las Palmas de Gran Canaria (LPA Visit) y Tony Hernández

Redacción

Tenerife 100% Vida
Tenerife 100% Vida

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar