Libro “Pinveintando”

Publicado el

Pinveintando
Veinte años de arte pictórico

Felipe Juan Pérez Reyes

Pinveintando.

Cuando un apreciado amigo, y Felipe Juan lo es, me pide si deseo participar con un prólogo, sólo se puede decir SÍ. Se trataba de colaborar en este libro que tienes en la mano, que tenía pensado publicar con ocasión de cumplir veinte años en el noble arte de la pintura. En principio llevaba el título “La generosidad plástica de Felipe Juan”, y pasaron los meses sin que volviéramos a hablar, a pesar de encontrarnos en muchas ocasiones, de su futura publicación.

Tenerife 100% Vida
De nuevo se pone en contacto conmigo para que aportara ideas en lo que a título del libro se refiere y, en muchas ocasiones, y eso ya se ha dicho por muchos autores a lo largo de los años, el título es algo que se complica, que le damos vueltas y vueltas hasta que, al fin, surge aquel con el que más nos identificamos. Me dijo que debía hacer referencia a los veinte años y a la pintura. Surgieron un par de títulos que ni a Felipe Juan ni a mí nos convencían, entre otras razones, por ser demasiado facilistas, pero pasadas unas horas, ya de noche, se me ocurrió que podría ser Pinveintando, poniendo en diferentes colores lo que hacía alusión al pintar y a los veinte años, pero la idea era que tuviera tres mensajes en uno, el que se refiere a la pintura, a los veinte años transcurridos y en tercer lugar a inventar, porque, en definitiva, pintar es crear, inventar, imaginar, compartir sueños con los demás. Felipe Juan quedó satisfecho y eso era lo importante. Una vez explicado el título vamos a hacer un balance de su proceso creativo a lo largo de estos primeros veinte años.

Escribir acerca de la obra de cualquier creador es indagar en su intimidad porque su creatividad surge desde lo más profundo del ser y debe ser siempre y, en general, así sucede en la mayoría de los casos, un ejercicio de solidaridad al decidir ponerla al servicio y al disfrute de los demás y en el caso de Felipe Juan queda demostrado con su manera de entender la vida y su actividad plástica, desbordando una humanidad, generosidad y afabilidad que le definen como un excepcional ser humano que hace del compartir una filosofía de vida.
FEPECO
En la obra pictórica de Felipe Juan destaca el matiz o croma, transformando el soporte en un estudio pormenorizado del color, elemento que, en algunas ocasiones, mantiene en un segundo plano, no por ello menos importante, creo que de forma inconsciente, la temática abordada. Su colorido es personalísimo y de una gran luminosidad, tanto que si nos situamos ante sus obras no hacer falta ver su firma para sentir que aquello que se nos muestra ha surgido de su mente; se puede decir, sin temor a equivocarnos, que ya llevan su sello y eso le define como un creador que ha logrado hacer que su estilo sea una señal identitaria.

Hacer un recorrido cronológico por su obra es participar en un dar rienda suelta a la fantasía, al vuelo de las mariposas que buscan posarse en mentes deseosas de indagar en quimeras y en mundos ozianos en el que Felipe Juan nos lleva de la mano para que seamos partícipes de sus fantasías y sueños, tanto es así que también Alicia quedó prendada de su personal manera de ver su país de las maravillas y se negó a perder la posibilidad de acompañarle. Podremos percatarnos como el camino se nos hace ensueño pintado de color amarillo y los puentes tendidos a cualquier mirada se presentan con los colores del arco iris, cayendo desde las alturas, cual lluvia de pétalos de rosas, mensajes de concordia y de acercamiento.

Se podría decir que la línea maestra de Felipe Juan es su paleta de colores: amarillos, rojos, azules, naranjas, verdes…con los que juega, yo diría que de manera cuasi lúdica, para ofrecernos, generalmente a base de técnicas mixtas, un Avalón que nos cuesta abandonar. Su particular obra atrapa y nos lleva a reflexionar sobre temas que llaman la atención de la sociedad responsable con lo que en derredor sucede: la naturaleza, su cuidado y preservación, gozando con lo que nos brinda el entorno y su colorido. Indaga en los seres animados e inanimados y en el interior, en lo más profundo del ser, de los que se acercan a participar de su creatividad buscando respuestas solidarias y cargadas de amor al prójimo o llamando la atención, como faro que se ilumina entre lo oscuro, a que se reflexione y se actúe de manera solidaria, logrando que su particular aportación plástica no deje a nadie indiferente.

Juan Francisco Santana Domínguez

PRÓLOGO a FELIPE JUAN

FEPECO
“Me satisface reconocer una trayectoria artística muy significativa de Felipe Juan que se ha distinguido por su contribución plástica y que en esta ocasión nos ofrece un libro lleno de sugerencias. En su creación transmite desde sus comienzos alegría, espontaneidad, humanidad y cercanía a la Naturaleza. Son dimensiones que necesitamos especialmente en un tiempo de abuso del materialismo y de olvido de los valores personales.

Transmito mi felicitación más afectuosa a la edición de esta Retrospectiva que recoge veinte años de creación esforzada, entusiasta y ligada a los tesoros que tiene nuestra tierra. No es fácil permanecer tanto tiempo en una tarea desprendida que solo pretende comunicar y relacionar sentimientos que compartimos quienes tenemos la suerte de convivir y sentir juntos. Ese trabajo desinteresado es de más valor porque habla de autores generosos que saben de la importancia de difundir lo que vivimos en nuestro interior.

Por eso me dirijo directamente a Felipe Juan, agradeciendo tanta sensibilidad e inspiración que siempre vienen acompañadas de la observación, de la constancia y de la resistencia a la incomprensión y la soledad. Mi felicitación también se justifica por el aprecio especial que demuestra a cada uno de nuestros municipios, rincones y bellezas de Gran Canaria.

Deseo que quienes disfruten de esta obra encuentren inspiración para descubrir los ecos que todos llevamos dentro y que hablan de sueños, de amores, de amistades, de belleza, de felicidad, en definitiva. Estoy convencido que la cultura nos hace más felices porque nos humaniza y además, nos une a quienes junto a nosotros, viven los conflictos, los deseos, las aspiraciones que nos hacen más personas.

Se edita esta obra en un momento que Gran Canaria vuelve a mirar hacia el verde de sus cumbres, hacia el azul de su cielo, hacia la lava de su costa, porque reconoce que en su extraordinaria naturaleza está el camino del futuro y del progreso. Parece una feliz coincidencia o un encuentro acertado, en el reconocimiento de que el camino tiene que ser la sostenibilidad y la recuperación de una riqueza natural que fundamente todas nuestras esperanzas. Es muy ilusionante que el camino del arte, de la poesía, de la sociedad y las administraciones públicas coincidan en recorrer caminos hacia las mismas metas.

El contenido de esta obra revitaliza, el mensaje que transmite genera ilusiones, la trayectoria del autor merece reconocimiento y además se pretende dedicar lo recaudado a necesidades sociales que verán agradecidas esta aportación. Son razones sobradas para ensalzar la iniciativa y reiterar una felicitación entusiasta al autor y a quienes han hecho posible esta importante contribución cultural.

Enhorabuena, “

Antonio Morales Méndez

Presidente del Cabildo de Gran Canaria

Tenerife 100% Vida
Tenerife 100% Vida

Mi obra pictórica es una obra simbólica, algo surrealista y constituye un canto a la Naturaleza y a la Luz, aquella que nos rodea y ante todo, lo que se encuentra en nuestro Interior.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar