La identidad y el valor de un destino turístico.

Publicado el

La identidad y el valor de un destino turístico.

Alejandro Reina Batista

El Puerto de la Cruz fue el primer municipio de Canarias en acoger al turismo de lujo que venía desde Europa, allá por la década de los 60 del siglo pasado.

Puerto de La Cruz, Tenerife Foto: Alejandro Reina Batista

Lo que fuera un pequeño pueblo pesquero rodeado de plataneras pasó pronto a ser un destino turístico de primer orden, sin apenas tiempo para asimilarlo. Su desarrollo estuvo marcado por aquel boom turístico. Pese a que décadas más tarde, el destino perdiera protagonismo con respecto a otras zonas emergentes del sur de la isla, el Puerto de la Cruz cambió para siempre.

Entre sus ajustados nueve kilómetros cuadrados, el municipio converge en torno a su litoral y crece hacia el interior, ocupando las faldas del Valle de La Orotava, en la costa norte de Tenerife.

El muelle es el lugar más icónico del pueblo. En él todavía pueden verse algunas barcas fondeadas de las últimas generaciones de pescadores que se resisten a abandonar una tradición familiar que sigue ocupando un lugar importante en la memoria colectiva del municipio.

Puerto de La Cruz, Tenerife. Foto: Alejandro Reina Batista

Puerto de La Cruz, Tenerife. Foto: Alejandro Reina Batista

A vista del visitante, las calles mantienen una estética singular que mezcla las construcciones del casco (algunas casonas de arquitectura tradicional canaria, o las casas de La Ranilla, antiguo barrio marinero) con hoteles y apartamentos de estética setentera. Un paseo que mira al mar permite recorrer de un extremo al otro todo el municipio. El casco es una mezcla que guarda, por un lado, la esencia de sus orígenes en forma de casas históricas, balcones canarios, plazas ajardinadas y adoquines. Por el otro, el efecto no deseado de los innumerables comercios destinados al turista, algo decadentes.

Puerto de La Cruz, Tenerife. Foto: Alejandro Reina Batista

El Puerto de la Cruz afronta en la actualidad grandes retos que determinarán el valor del destino para las próximas décadas. Junto a la construcción de algunas infraestructuras de gran calado, como el muelle deportivo y pesquero con su parque marítimo (demanda histórica del municipio), existe la necesidad de diferenciarse con respecto a otras zonas turísticas de la isla.

Puerto de La Cruz, Tenerife. Foto: Alejandro Reina Batista

Puerto de La Cruz, Tenerife. Foto: Alejandro Reina Batista

Frente a otros lugares vacíos diseñados expresamente para acoger al turismo masivo de sol y playa, una de las grandes fortalezas del Puerto de la Cruz es el valor de su historia, aquellos rasgos que lo acercan a una experiencia auténtica que permita al turista no sólo disfrutar de un buen clima y las playas de la isla, sino además hacerle sentir que se encuentra en un lugar con identidad propia, conectado tanto con el pueblo marinero de sus orígenes, como con la gran referencia turística que el municipio representa.

Tenerife 100% Vida

Esa personalidad la definen precisamente aquellos activos que han ido poco a poco perdiendo protagonismo. Hablo de la arquitectura tradicional de su casco escondida bajo carteles comerciales, de los paseos que evocan a rincones centenarios, por supuesto de los grandes exponentes del legado de César Manrique a lo largo de todo el espacio urbano, su gastronomía local, el sentimiento de pertenencia de su gente y los valores que les identifican con el municipio, y, por encima de todo, del mar. El mar como discurso, como hilo conductor.

El mar como la pieza desde la que deben encajar todas las demás.

Alejandro Reina Batista www.alejandrorbatista.com

Nacido en Tenerife, Islas Canarias, el 5 de Noviembre de 1982.
Sociólogo. Fotografía de viaje y documental. Escribe sobre viaje y lugares.
Web: www.alejandrorbatista.com
Blog: alejandrorbatista.com/blog
Instagram: @insulado
Facebook: facebook.com/insulado