Historia de La Restauración del Correíllo “LA PALMA”

Publicado el

Historia de La Restauración del Correíllo “LA PALMA”

Fátima Hernández Pérez

Tenerife 100% Vida
El 14 de junio de 2008 quedará marcado en la historia como el día en el que, tras 22 años en el dique seco, el correíllo “La Palma”, el emblemático buque que surcó los mares entre ínsulas durante 50 años para comunicar a todos los canarios durante más de 50 años, volvió a entrar en el muelle santacrucero. Un sencillo pero concurrido acto (unas 500 personas) sirvió para presentar ante todos los canarios, y tinerfeños en particular, la estampa restaurada del vapor. Alguna lágrima cayó entre los asistentes, aunque bien es cierto que las sonrisas ganaron por goleada ante la vuelta del precioso buque, considerado una joya del patrimonio cultural marítimo mundial. Allí estaban el presidente y ex presidente del Cabildo, Ricardo Melchior y José Segura Clavel, respectivamente; el presidente de la Fundación Canaria Correíllo La Palma, Juan Pedro Morales, así como los socios fundadores del colectivo y distintas autoridades y personalidades, no ya sólo de la sociedad tinerfeña, sino de otras Islas que apostaron por recuperar el buque que data de 1912.

FEPECO

La historia recuerda que el correíllo posibilitó el intercambio social y comercial entre unas Islas que contaban con déficit importante en cuanto a comunicaciones se refiere. Tanto fue así que se convirtió en referencia marítima, no ya sólo para los hombres de la mar, sino para todos los gremios profesionales y sectores sociales de las Islas.

El correíllo “La Palma” se construyo en el año 1912 y, fue botado en los astilleros británicos 3 días antes del hundimiento del “Titanic”.
FEPECO

La estampa del correíllo “La Palma” se volvió a dibujar en el Puerto de Santa Cruz, en el Muelle Norte y a la altura de la antigua estación del Jet Foil. Esta panorámica del buque devolvió el esfuerzo a las personas que siempre creyeron en la restauración del emblemático barco, un vapor que arrastra consigo infinidad de historias, algunas de ellas perdidas, confeccionadas en el transcurso de más 50 años surcando los mares de las Islas.

Pero tres han sido las fechas claves, para entender la restauración integral del correíllo “La Palma”:

1986 .- El presidente del Cabildo por aquel entonces, José Segura Clavel, promueve la adquisición del correíllo “La Palma” por parte de la Corporación insular. El empresario Jürgen Flick (lo adquirió en 1976 tras averiarse) lo cedía de forma gratuita a Tenerife, tras la negativa del Cabildo grancanario de hacerse cargo de él. Tras 22 años en el dique seco, muchos le agradecieron la adquisición del barco.

fundaspe

1996.- Se crea la Asociación Pro-Restauración y Conservación del correíllo “La Palma”, que estaba formada por un colectivo de ciudadanos, en su mayoría vinculados a la mar, que nació con el objetivo de luchar por la conservación del barco, considerado durante muchos años un referente de las comunicaciones interinsulares. El esfuerzo asociativo y la adhesión decidida del Cabildo de Tenerife para la rehabilitación del vapor significó el impulso definitivo que hacía falta para que se procediera a la rehabilitación del buque.

2003.- Fue el 19 de septiembre de 2003 cuando se constituyó la Fundación Canaria Correíllo La Palma, la plataforma que consolidó el proyecto de restauración del correíllo tras permanecer durante 17 años en el dique seco en el Muelle del Este. Los miembros fundadores de la misma son la Asociación Pro-Restauración y Conservación del Correíllo La Palma y los Cabildos de Tenerife y de El Hierro, tramitando su adhesión los de La Palma, La Gomera y Fuerteventura, mientras que se espera la incorporación de los de Gran Canaria y Lanzarote.

Tras 22 años en el dique seco y tras repararse su casco de acero, el correíllo “La Palma” volvió a hacerle un guiño al mar y lo hace con una perspectiva de futuro que ni los más optimistas habían presagiado.

FEPECO

La vuelta a la mar del barco significó dar carpetazo a la primera fase de la restauración, que consistía en la rehabilitación del casco, esta primera fase de restauración estuvo condicionada por el conflicto existente con la adjudicataria de las operaciones del astillero; Interburgo, y la Autoridad Portuaria, que quería rescatar la concesión del astillero. El conflicto afectaba a los bienes y con ello la falta de dirimir la propiedad de la plataforma de carga (sincrolift). Este enquistamiento provocó que durante muchos meses el Cabildo de Tenerife llevara a cabo una estrategia “diplomática” que sirvió para que ambas partes firmaran un documento en el que se daba permiso al Cabildo para que se botara el correíllo, y sin dar publicidad a un hecho que para muchos fue histórico.

Ahora todos disfrutamos con mucho orgullo su vuelta a la mar, anclado en el Muelle Norte, del Puerto de Santa Cruz de Tenerife y después de atravesar el correíllo “La Palma” múltiples dificultades y conflictos para su reparación y posterior botadura a la mar.
Tenerife 100% Vida
Fundaspe
Tenerife 100% Vida
Me gusta mostrar al Mundo desde esta revista lo que a mi me enamora y poderles contagiar a cada uno de ustedes que me leen en este momento el amor a mi tierra.