Franceses

Publicado el

Franceses

Fátima Hernández Pérez

Algunas veces, cuando a uno le es impuesta una forma de vivir en la que todo lo que uno hace es punto de atención para los demás, el tiempo puede producir una necesidad de alejamiento de lo que tanto uno quiere. Creo que a muchos de nosotros ha podido ocurrirnos, pero también creo que el tiempo, rey de la sabiduría, la armonía, la calma y la estabilidad, nos hace ser más estrictos en nuestra forma de ser y de pensar. Y esto hace que observemos nuestro pasado con nostalgia y casi con añoranza.

Uno de los motivos por los que escribo de este barrio del municipio de Garafía -Franceses- puede ser, probablemente, añoranza.

- Añoranza de un barrio donde jugué en mi niñez, un lugar muy especial para mí. Este lugar de La Villa de Garafía también es especial por otros motivos, ya que en él se encuentra la mitad de mis raíces genéticas, quizás sea por ello que hoy quiera y me apetezca hacer un mero recorrido por el lugar -

Franceses limita con los barrios del Tablado y Roque del Faro; el lugar en sí es pintoresco, como un lienzo pintado al óleo, donde podemos encontrar una extensa gama de colores, desde los tonos tierra a los matices verdes, que forman un lienzo bien estructurado, donde la armonía de sus colores hacen que se puedan observar tantas gamas juntas. Y unas esencias que nos regala unas fragancias; olor a tierra, a brezo, a bosque y castaños, dando a este lugar esa armonía perfecta de aromas, colores y texturas que en tan pocos lugares he podido encontrar.

Cuando uno llega al lugar es fácil encontrar una unificación de todo lo escrito, más algo muy importante: la amabilidad de sus pobladores. Son gente amable por naturaleza, que nos ofrecen al llegar todo lo que ellos poseen, tanto en lo material como en su don de ofrecer cariño y afecto a todo aquel que llega al lugar. Pienso que todo esto es fácil decirlo, escribirlo, pero no lo escribo sin más, simplemente lo expreso por ser la realidad.

En Franceses se vive casi exclusivamente de la agricultura tradicional rudimentaria y muy poco evolucionada, destinada al autoconsumo y abastecimiento del mercado interior, su uso es casi exclusivo para el consumo del agricultor y cuyos productos principales son: papa, cebolla, batata y árboles frutales. Las plantaciones plataneras están situadas en uno de los lugares más bonitos del lugar: La Fajana.

La ganadería en Franceses adolece cada vez más de cabezas de ganado; pasa por un periodo de escasa explotación, y sólo encontramos para el uso doméstico la ganadería caprina y bovina. El cerdo negro, peculiar de la zona, es otro de los animales que más se atienden, ya que de ellos se aprovecha todo. Prueba de ello es la peculiar matanza del cerdo, siendo ésta casi un rito en el que se reúnen varias familias y colaboran en todo lo que se refiere al aprovechamiento del cerdo: salazón, morcillas, manteca etc.

Franceses (Garafía. Isla de La Palma)

– Franceses (Garafía. Isla de La Palma)

En la zona de costa de Franceses se localiza La Fajana, un lugar de una belleza singular donde se combina la agricultura platanera con la pesca más tradicional, aunque a veces el fuerte oleaje y las corrientes marinas son frecuentes en el lugar, y esto hace que impidan su práctica.

Pero cuando la mar está en calma es un verdadero placer la práctica de la pesca, pues brinda el Océano Atlántico variedades de especies. También podemos encontrar la playa de La Fajana, una playa de callao donde la bajamar deja al descubierto especies de moluscos, siendo su tamaño bastante grande con respecto a otros lugares, quizás sea por ser un lugar poco frecuentado.

Tenerife 100% Vida

Cumpliendo la siguiente fase: la pleamar llena de agua dichos callaos, produciendo así una cadena donde es difícil romper el ecosistema del lugar y posibilitando el mantenimiento de la fauna marina. Además de todo esto, La Fajana es un lugar perfecto para el relax, y que trae a mi memoria muchos recuerdos placenteros del lugar, ya que, junto a mis padres, asistía con asiduidad.

A veces salimos fuera de nuestras islas buscando paisajes paradisíacos, sin percatarnos de que aquí los tenemos insuperables. ¿Cuándo aprenderemos los canarios que tenemos lugares inmensamente más encantadores que otros? ¡Los canarios primero debemos conocer Canarias! Después nos queda el resto del mundo por ver.

Con este escrito quiero hacer una pequeña descripción del lugar, junto al valor sentimental que representa para mí Franceses, y con él sólo pretendo elogiar modestamente el lugar donde se encuentran la mitad de mis antepasados, un recuerdo a mi madre, sus padres… y un recuerdo para toda la buena gente que vive en el lugar, lugar en el que cuando yo era niña y aún hoy, me siento querida.

Es verdad que ese cariño que yo siento sea una prolongación del gran cariño que brindaban a mi madre, abuelos… Ellos supieron ganárselo, y gracias a ellos me lo han dejado en herencia, o así lo creo yo.

Me gusta mostrar al Mundo desde esta revista lo que a mi me enamora y poderles contagiar a cada uno de ustedes que me leen en este momento el amor a mi tierra.