Alberto Vázquez Figueroa Ria

Publicado el

Alberto Vázquez Figueroa Rial

Mónica Pilar Jorge González



Alberto Vázquez Figueroa Rial: El novelista de habla hispana más leído y traducido

Nacido en Sta. Cruz de Tenerife en 1936, D. Alberto Vázquez Figueroa un canario universal, es novelista, periodista, empresario, inventor, guionista y director de cine. Sus libros publicados superan el centenar, siendo el novelista más vendido de habla hispana, además de antiguo corresponsal de La Vanguardia y de TVE en el programa “A toda plana”.

Desde “El Sur del Caribe”, hasta “El África encadenada”, ”El África que llora”, nuestro entrevistado nos lleva como un “Perro rabioso”, ante “El Hambre”, “La barbarie” y “La codicia”, descubriendo si “El sicario del Coltán”, es quién mató al “Embajador” sin olvidar al “Matchu Pichu”, “Fuerteventura” y “Panamá” y siempre, dispuestos junto a él a viajar ”Vivos y muertos” hacia “El fin del mundo”, tras “El anillo verde”, “El ébano”, “La Medusa” o “La iguana”, e inclusive si es preciso a “Morir en Sudáfrica”, en busca de “El último Tuareg” y “La sultana roja”.

Mucha gente hay ahí ¿no? muchos personajes (murmura el autor entre risas).

Mucha, mucha, sí Señor. Autor prolífico donde los haya, antes de entrar de lleno en sus creaciones literarias me gustaría retroceder en el tiempo y trasladarnos al África, a ese Marruecos ese Sáhara donde usted se vio obligado a trasladarse con su familia siendo un bebé, por motivos políticos…

Sí, mi familia fue deportada, luego mi madre murió y yo me fui a vivir con unos tíos míos al desierto del Sáhara y me crie allí hasta los dieciséis años. No pude casi estudiar el Bachillerato, hice un bachillerato que fue una cosa de risa, casi regalado, un bachillerato “pegado con papel de goma”. La vida trae y lleva muchas cosas, luego me vine a Madrid, pasé por Canarias otra vez, luego me vine a la península a estudiar periodismo, me hice buceador, estudié con el comandante Cousteau, estuve dos años en un buque escuela… Creo que soy el único superviviente que queda de la época de Cousteau, hay otro mucho mayor que yo, desgraciadamente tiene Alzheimer. Estamos hablando de más de cincuenta años, bastante más de medio siglo unos sesenta o algo así…

En la imagen el autor siendo un niño durante su infancia en el Sáhara

Tenerife 100% Vida

Apasionado usted, atraído por ese fondo marino, fue profesor junto a Jacques Cousteau.

Estudié con él, no formé parte de su equipo “la Calipso” fui su alumno. Luego, coincidimos varias veces, incluso en el 1er Congreso Mundial de Actividades Subacuáticas en el que él iba en representación de Francia y yo, de España.

¿Pero sí, del buque escuela Cruz del Sur?

Sí, ahí fui dos años profesor de buceo y ahí creamos la Escuela de buceo de las Fuerzas Armadas, de la marina, de los bomberos. Todas las escuelas de buceo que se crearon en España en los años 58 y 59 las creamos nosotros.

El agua, ese elemento vital tan especialmente presente en su vida, en su afición al submarinismo, en esa aventura empresarial e inventiva que tocaremos más adelante… Yo me pregunto D. Alberto, si habrán influido esa infancia y adolescencia en el África, en el desierto, a la hora de dar esa especial relevancia, presencia, o quizás obsesión si me lo permite, en su vida, en su obra, del agua.

¡Hombre, claro! recuerde que cuando yo vivía en el desierto, nos daban diariamente un cubo de agua para todo, para beber, para lavarnos, para todo y no había nada más y venían los nativos, “los morillos” a pedirnos agua porque estaban desesperados. Nos traían el agua en bidones desde Canarias, los llevaban hasta la costa de Cabo Juby, allí los tiraban al mar y había que buscarlos, pescarlos y traerlos rodando por la arena, y esa era toda el agua que teníamos. Allí para lavarse, era el mar, nos bañábamos en el mar. Me acuerdo de que una vez a la semana se ponía un cacharro de agua dulce y allí todo el mundo se bañaba en la misma agua dulce, uno detrás de otro, para quitarse aunque fuera la sal. Eso lo he vivido siempre, he vivido muchos años en el desierto…
Bueno, el agua es la esencia de la vida “sin agua no hay vida, ni hay civilización, ni hay naturaleza, ni hay nada” y con eso sigo luchando todavía, a veces perdiendo las batallas. ¡Ay que ver lo que es el agua! usted va ahora mismo a comprar una botella de agua a un bar o a un aeropuerto y por una botellita de 1/3 le cobran 1€ o 1,50 €, es decir, que un litro de agua vale 3€ mientras que un litro de gasolina vale 1€. ¿Cómo es posible que en el mundo en que vivimos cueste tres veces más el agua que la gasolina y que además los gobiernos lo permitan y que ese sea el negocio más sucio que hay en el mundo, el negocio del agua, y el más productivo?.

-El agua es la esencia de la vida, sin agua no hay vida, ni hay civilización, ni hay naturaleza, ni hay nada-

Prototipo de desaladora reversible diseñada y patentada por Alberto Vázquez Figueroa, electricidad + agua a bajo coste.

¡Qué contradicción! ¿No?

Resulta que hay un manantial a 50 km. o a 30 km. de su casa y usted tiene que pagar el agua tres veces más cara que una gasolina que están trayendo desde el otro extremo del mundo y que tiene que ser transformada y eso vale tres veces más barato que el agua porque lo consienten, nadie quiere que eso se solucione.

Homenaje al autor, óleo sobre lienzo (Carlos O. Jorge Glez)

FEPECO

Ahora mismo en las depuradoras y en muchas centrales de desalación, hay orden de añadir más productos químicos de los necesarios, con la disculpa de que hay que desinfestar el agua, le añaden productos químicos que huelen y saben mal, para que el ama de casa cuando vaya a hacer el cocido, las lentejas o el café, aquél agua sepa mal y tenga que ir al supermercado a comprar un botellón de agua que le cuesta una fortuna. Están obligando a usar agua de botella, cuando el agua purísima podrían tenerla a 100 metros o a 3 km de su casa.

Pone los pelos de punta… esto le hizo a usted reflexionar y llegar a diseñar un sistema de desalación, con un funcionamiento cerciorado, unos molinos muy modernos en una zona de vientos constantes a una altura montañosa, mediante un sistema en el que el agua caía, se precipitaba y se desalaba. Usted tropezó contra Goliat, contra las multinacionales, los políticos, aun sabiéndose de que hay niños muriéndose de hambre y sed…

Hace un mes y pico, me citó, me pidió el Juez Eloy Velasco si quería testificar contra la empresa Aquamerck, que maneja toda el agua en España y que acababan de meter en la cárcel a sus principales dirigentes, por todo el negocio sucio que ha habido y que hay por el tema del agua y yo, dije: Sí, ¿cómo no? Cuando entré en la sala, había once abogados de las mayores empresas constructoras y relacionadas con el agua en España. Entonces, pregunté a la secretaria: ¿Y esto? ¡Uy, no sabe los miles de millones que se están robando con el tema sucio del agua y el negocio sucio que hay en Aquamerck y todas las empresas de producción del agua!. Aquí están todas las grandes constructoras escuchando lo que usted tiene que decir sobre el tema del agua, me dijo.

Momento de la declaración ante el Juez

FEPECO

Entonces, el Juez me preguntó: ¿Y aquel sistema que usted había diseñado y en el que el propio Gobierno español se gastó 4.000.000€ en demostrar que eso funcionaba, por qué no funcionó? Pues mire, le dije yo: “porque en el momento en que se iba a hacer la primera en Almería, habiéndose gastado mucho dinero, estando diseñada, lista, otra en Tenerife y otra en Las Palmas, en ese momento en que se iban a construir, la Ministra de medioambiente, la Sra. Narvona, dijo en el BOE que “no se podían construir mis desaladoras porque se podían electrocutar las gaviotas”. La disculpa, para impedir que todos tuvieran un agua de calidad, casi gratuita y de buena calidad era que se podían electrocutar las gaviotas, cuando era evidente en los estudios que no habían cables eléctricos en el exterior. Con lo cual, yo le dije al Juez,” supongo que el que una ministra diga en un BOE una mentira, consciente de que es mentira ¿cómo se van a electrocutar las gaviotas si no hay cableado eléctrico? eso debe constituir un delito, pero un delito grave”. Sin embargo, al poco tiempo esa señora dejó de ser ministra, su ministerio fue desarbolado porque era un desastre, pero mandó construir 50 desaladoras de las otras con una inversión 3.200.000.000 € y se perdió todo, no ha funcionado ninguna o han funcionado al 5% de sus posibilidades y ustedes, salvo nosotros en Madrid que tenemos un agua maravillosa, el resto de España bebe un agua malísima que enriquece a unos pocos (eso, lo he dicho ya tantas veces….).

Vamos a dar un salto al pasado a esa vida intensa y apasionante y permítame, apasionada. Estuvo usted presente en los frentes de batalla como corresponsal de guerra, visitó más de cien países y desarrolló un periodismo de riesgo. ¿Se ha escapado usted de muchas balas? ¿Ha vuelto a nacer aparte de nacer en Tenerife, ha vuelto a nacer usted fuera varias veces?

Bueno, cuando te están persiguiendo y pegando tiros, o tienes enfrentamientos como el que tuve en las Islas Galápagos donde una orca me quería tomar de aperitivo y no me pareció propio, porque no he nacido para aperitivo; pues sí, cuando eliges esta vida hay veces que corres riesgos pero eso es porque quieres, cuando alguien va como corresponsal de guerra no va obligado, vas porque te gusta porque aprendes cosas.

Imagen de un joven y atractivo Vázquez Figueroa junto a su captura marina

Mucha gente cuando hablamos de los corresponsales de guerra dice que lo que nosotros queremos tener en ese momento es “una descarga de adrenalina” eso no es cierto, porque la descarga de adrenalina viene cuando haces puenting, o corres en un coche a gran velocidad cierto tiempo, pero una guerra a veces dura 6 u 8 meses y “nadie puede soportar una descarga de adrenalina de 8 meses, te quedarías patidifuso”. Es una manera de conocer la gente, la vida y luego poder escribir 80 libros, 100 libros conociendo como son las cosas y qué ocurre en el mundo; si te quedas en tu casa solo puedes escribir del barrio y alrededores.

Seductor confeso sus ojos azules, su encanto y ese misterio de su profesión como corresponsal y algo más, le han permitido a usted rodearse de mujeres espectaculares a lo largo de toda su vida, una de sus grandes pasiones junto a la del buceo y a la de escribir y crear.

¡Oiga, es que es lo mejor que hay, las mujeres!. Escribir, bueno, es una maravilla, lo malo que tiene esto es que cuando llegas a los 80 años como voy a llegar yo, antes si lo que te apasionaba eran las mujeres y el escribir, pues llega un momento en que si antes le dedicabas 8 horas diarias a las mujeres y 2 a escribir, ahora ya a las mujeres solo les puedes dedicar con suerte, 10 minutos y el resto del tiempo a escribir. Bueno sí, claro que he sido un apasionado de las mujeres es que ¿acaso existe algo mejor? (entre risas).

-He sido un apasionado de las mujeres es que ¿acaso existe algo mejor?-

Actriz Jacqueline Bisset, icono de la belleza de los 70

fundaspe

Pero usted ha dejado pasar un tren llamado Jacqueline Bisset en Cannes…

Esa es una de las anécdotas divertidas. Una vez en Cannes, hace muchos años estaba en el Bar del Majestic leyendo el periódico y se me sentó enfrente Jacqueline Bisset que estaba en su mejor momento, más guapa que nunca y se me quedó mirando fijamente. Yo, como detrás estaba la piscina, pensaba que estaba mirando a la piscina, yo me daba la vuelta y miraba a la piscina pero no había nadie y aquella mujer mirando insistente, insistente; y yo me preguntaba,¿ Jacqueline Bisset?¿ una mujer tan conocida? ¡ si me lío con ésta mi esposa se va a enfadar, todas mis amigas se van a enfadar y puedo hacer el ridículo! total, que la dejé pasar.. Y al rato baja Bertolucci y le digo:” mira tú lo que me ha pasado, Jacqueline Bisset me estaba mirando, yo creo que tenía ganas de guerra”. Dice: ¡Pero tú, eres tonto! la Jacqueline es una mujer muy liberal y además, ahora no tiene pareja, no está casada ni nada!. ¡Ay! a mí me quedó esa furia interna…
Al cabo de unos años coincidimos como jurado de la Reina del Carnaval en Tenerife y en la cena, le digo: Oye, Jacqueline ¿tú no te acordarás hace unos años que coincidimos en el Festival de Cannes, en el hotel Majestic? Se me quedó mirando y me dijo: !Ay, querido, no me acuerdo, pero ese tren solo pasa una vez! o sea, que ya si lo perdiste en su momento… Y me ha quedado para toda la vida el no haber cogido este tren, pero bueno, a lo mejor hubiera cogido ese tren y me hubiera estrellado. !Es una mujer maravillosa y encantadora!. A lo mejor, hubiera resultado de estas mujeres que te dicen que tienes que ser fiel a toda costa y te exige una serie de cosas y eso te perjudica.

Y usted es un infiel confeso, un hombre sincero, sin ambages que habla claro.

Mire, engañar a una mujer es decirle que vas a ser fiel y que no vas a mirar a ninguna otra y que hasta que la muerte nos separe, eso es ser fiel y traicionar. Si tú, cuando conoces a una mujer le dices: “Yo no te voy a ser fiel nunca, puedes tener muy claro que jamás me verás borracho, yo no bebo alcohol, no he bebido en mi vida una copa de alcohol, jamás me verás drogado, jamás me verás violento de pegar a nadie, jamás me verás estafar a nadie, jamás me verás ir de prostitutas, todas esas cosas te las prometo”; ahora, que me exijas que yo esté de viaje durante “x” tiempo por motivo de una guerra, o que yo me vaya al Festival de Cine de Cannes o me vaya a rodar una película y que hayan unas señoritas estupendas,” siempre señoritas”, nunca señoras casadas, nunca uno debe con señoras casadas; esa es una regla que hay que seguir a rajatabla, se puede ser “muy golfo” pero jamás debes interferir en una familia.

-Nunca uno debe liarse con una señora casada. Esa es una regla que hay que seguir a rajatabla. Puedes ser muy golfo, pero jamás debes interferir en una familia.-

Si una persona se lía con una mujer casada, el que es verdaderamente cornudo es el hombre, porque sabe que la mujer casada tras estar con él, se va a su casa y tiene relaciones con su marido. Entonces, si realmente quieres a esa mujer y sabes que está con su marido, el cornudo eres tú y si realmente no la quieres porque te parece una distracción y porque está muy bien, entonces ¿para qué estás destrozando una familia que a lo mejor tiene hijos habiendo como hay o por lo menos, había en mi época, tantas mujeres solteras sin compromiso y sin problemas? Esas son las reglas que hay que seguir para ser digamos, “un sinvergüenza honrado”.

-Si una persona se lía con una mujer casada, el que es verdaderamente cornudo es el hombre.-
¡Un sinvergüenza honrado! Usted…!qué don de la palabra!A ver, a ver, ¿cómo puedo enfocar yo esto? un sinvergüenza honrado…

Un sinvergüenza honrado. ¿No le parece bien? (el autor ríe con picardía)

Me parece estupendo, se expresa usted con claridad, es un hombre claro y desde luego, las mujeres que han tenido la suerte de estar con usted y la que está ahora, saben a qué atenerse.

¿Sabes lo bueno de todo esto? Que conservas esa relación durante 30 años. Hace días estuvieron comiendo aquí en casa mi esposa y mi ex esposa, porque desde el primer momento hemos tenido una relación muy clara.

Del mismo modo que las palabras suelen venir unas detrás de otras, también los libros que tratan de ellas. Ha escrito usted un centenar de libros, vendido treinta millones de ejemplares, ha sido traducido a veinticinco idiomas. Supongo que usted ya habrá perdido la cuenta de tanta efervescencia, de tanta creación.

Siempre perdí la cuenta… Ayer leí que hay un actor de cine, el hermano de Shirley Mclaine que decía haberse acostado con 1.227 mujeres y yo me quedé pensando ¿tener que llevar la cuenta como si fuera en el mercado, cuántas chocolatinas has vendido? Entonces, a ese tipo lo que le gustaba no eran las mujeres sino los números. Es el “aquí te cojo aquí te mato” y de eso yo soy totalmente enemigo, coger a una mujer, la conozco y a los diez minutos me la llevo a… francamente no, por lo menos en mi época había una conquista, una relación, un tal y un cual, pero, eso de llevar la cuenta. Y siempre me ha parecido un buen actor, ha hecho muchas películas pero me parece una gilipollés esto de llevar números.

La cuenta, como un cronómetro, como el parchís sumo una y cuento veinte ¿no?

Es como eso que usan en las puertas de embarque de los aeropuertos que se ponen a contar pasajeros con el CLICK! CLICK! CLICK!

¡Qué grande, qué simpatía! Y no pierda ese acento canario con ese garbo que a mí me encanta. Don Alberto, sus novelas, sus creaciones, sus hijos en cierta manera ¿siente usted predilección por alguno de ellos frente al resto?

Bueno, hay algunos que yo los aprecio más que otros, hay algunos que los odio a muerte porque son malísimos. Me gusta mucho la serie de “Cien fuegos” el gomero este loco que tiene más éxito a la larga, más incluso que” Tuareg”, sigue vendiéndose todos los años. Luego están lógicamente Tuareg, Ébano, Manaos, hay ocho o diez títulos que recuerdo con verdadero afecto, hay otros que los he olvidado completamente y son dignos de ser olvidados…

El autor en el estudio de su residencia habitual en Madrid

Como ciertas relaciones ¿verdad? hay algunas que marcan, que no olvidaremos nunca y otras que pasa uno página y casi ni le da al cronómetro, ni las cuenta…

Eso es como hacer el amor, hay días en los que uno dice: ”Hoy no valía la pena ni haberme quitado los zapatos” y sin embargo, otro día aquello es maravilloso, fascinante e inolvidable. En la vida escribes libros, haces cosas, conoces personas, unas te marcan y otras, las olvidas completamente.

Es usted un hombre con conciencia social, no es indiferente al dolor ajeno. En novelas como “Coltán” donde usted se preguntó ¿qué es esto del coltán? descubriendo que es el material preciso para tener a mano la tecnología de hoy en día, que se extrae en África; la muerte de niños extrayendo el silicio y el coltán, la muerte de niños por escasez de agua (sin olvidar las guerras). Su mente empezó a cavilar entre creación y creación, en cómo buscar soluciones ¿qué grano de arena puedo poner yo?…

Ayer recibí un correo del Ministro de Justicia que ahora es Ministro de Fomento y me da todos los ánimos para una reunión que voy a tener para llevar adelante este tema de las desaladoras. Y me dice textualmente: “en todo lo que yo te pueda ayudar cuenta conmigo” porque esta persona que no le voy a decir quién es, tengo una gran confianza en él desde hace mucho tiempo y además, no pertenece al partido del ministro; esto demuestra que entre los políticos de distinta ideología se aprecian y están dispuestos a ayudarme a mi con esto de las desaladoras. No se puede seguir tirando de la cuerda, ganando dinero a base de la sed y las calamidades de la gente, porque al final, acaban todos en los tribunales.

-Entre los políticos de distinta ideología se aprecian y están dispuestos a ayudarme a mi con esto de las desaladoras.-

A mí me da vergüenza ahora mismo “todos esos hombres de las tarjetas black” todos esos tipos ¿qué necesidad tenían de ganar tanto dinero? ¿Qué necesidad tenían el Sr. Rato y el Blessa que tienen millones, de robar hasta lo último? ¿Qué necesidad tienen estos hombres del agua?. Como me dijo una vez el Director General de Emalsa en Las Palmas, Camaño, cuando se iban a hacer las desaladoras en Las Palmas, me invita a comer al Hotel Santa Catalina y me dice: “Alberto, nunca permitiremos que hagas una de las desaladoras de las tuyas en Canarias”. ¿Y eso? Muy claro, nosotros estamos desalando el agua a 90 ptas./m3 (por aquel entonces estaba la pta.) nadie sabe cuánto nos cuesta en realidad, pero la vendemos a 180 – 190 ptas./m3.Si yo permito que se haga una desaladora de las tuyas, donde el coste del agua sé que va a ser de 15 ptas./m3 y yo soy el encargado de distribuirlo ¿a cuánto crees que el Gobierno va a permitir que venda el agua, al doble a 30 ptas., a tres veces más a 45, a cuatro veces más a 60 ptas.? ¡Ya sería un escándalo si una cosa me cuesta 15 venderla a 60, todavía estaría perdiendo la mitad del dinero, yo no puedo permitir eso!.
Y me hizo una explicación muy sencilla, me dice: ¿Qué prefieres, vender 100.000 libros de bolsillo o 100.000 libros de tapa dura? Hombre, yo le dije está claro, 100.000 libros de tapa dura, porque cuestan mucho más caros, gano más. “Pues es lo mismo con el agua, querido” me dijo. Ya, pero tú no tienes en cuenta que el agua es un bien necesario, los libros los compra quién quiera, el que no le guste mi libro no lo compra y ya está; pero el agua la gente la necesita y no estás pensando en los consumidores. Y me dijo: “El consumidor es un problema del Alcalde o del Presidente del Cabildo, no mío” si el Alcalde o el Presidente del Cabildo me han dado el permiso y me han dado la concesión del agua en Las Palmas (y no te voy a contar cómo me la han dado…) mientras yo sea el concesionario, con el agua yo me ganaré por lo menos 90 ptas./m3 o si no, al día siguiente mis jefes que están en París (porque la dirección era francesa) me echan, me ponen de portero. Ante eso ¿qué puedes decir? bueno, por lo menos era un tipo sincero. Ese día, si yo hubiera sido inteligente hubiera dicho ¿Qué me voy a enfrentar con todos estos tipos que son poderosísimo?, porque además están ahí todas las grandes empresas EFC, AGNUR, ACCIONA, GENERAL DESEAUX, VIVENDIS sobre todo, ¿qué me voy yo a enfrentar a todos estos? Yo debí haber sido en ese momento inteligente y decir:¿sabe lo que le digo? ¡yo tengo agua suficiente para mí y para mi familia, o sea, que les den morcillas al resto! pero me metí “de asomado” como dicen en Venezuela, y me metieron un golpe en la cocorota.

-Me metí de asomado como dicen en Venezuela y me metieron un golpe en la cocorota-

Portada de la novela “Tuareg”

FEPECO

Pero no solo ha recibido usted golpes en toda la cocorota. Nombrando París, Francia, usted consiguió con una de sus grandes novelas “Los ojos del Tuareg” que el París-Dakar dejara de molestar a los tuaregs y a los beduhínos. También ha logrado muchas cosas… incluso el Papa le apoyó.

Sí, sí, sí (asiente el autor).Yo escribí esa novela en contra del París-Dakar, aquello era una barbaridad, que fuera aquella gente destrozándolo todo, lavando los coches con el agua que tenían los pobres nativos para beber todo el año, dejando todo aquello hecho una mierda, atropellando y matando gente, el que quería correr con coche que se fuera a correr a su casa, no tenían por qué molestar allí. Aquello armó un gran escándalo y al poco tiempo, el Papa dijo que yo tenía razón, que el que quisiera correr que corra con su coche pero que no vaya a correr por el desierto y atropellando gente y sobre todo, dejando a la gente sin agua. Además aquél despliegue que hacían de riqueza, de tirar comida ante aquella gente que estaba allí pasando calamidades, pasaban por los campos de cultivo con aquellas carreras locas… porque ¿Qué me importa a mí que usted corra? Luego, se fueron a Argentina y a Chile, pues allí están, menos daño hacen porque menos gente ahí. Pero desde luego, ¿que lo conseguí?

¿Qué conseguí que me odiara mucha gente del París-Dakar? ¡Pufffff! (resopla el autor) pero esa era mi obligación, porque yo me había criado allí y además lo veía. Estos salvajes aquí ¿a qué vienen? para ponerse luego una medalla, ¡es que yo soy un héroe del París-Dakar!

Un héroe es usted, un héroe de la narración, de defender “causas casi perdidas” con su valentía.

¡Eso no es ser un héroe, eso es ser un gilipuertas!

De eso creo que usted tiene bien poco en muchos aspectos…

“La diferencia es que si lo consigues eres un héroe, si haces exactamente la misma lucha y no lo consigues, eres un gilipuertas”. O sea que la diferencia entre héroe y gilipuertas o cretino es la misma, te ha costado el mismo esfuerzo, los mismos millones, te has arruinado igual porque yo me he arruinado diez veces con todo esto y lo he hecho pasar fatal a toda mi familia. “La humanidad es así y tienes que aceptarlo, porque lo que importa no es lo que digan al final, sino lo que tú pienses de ti mismo”. Lo mismo me pasa cuando me siento a escribir una novela, me siento a escribir una novela y un día sale “Tuareg” y otro día sale una porquería que se lla “Palmira” o cualquier cosa. Pero la intención es siempre la misma, que salga bien.

-La diferencia es que si lo consigues eres un héroe, si haces exactamente la misma lucha y no lo consigues, eres un gilipuertas.-

Tirando para su tierra canaria, el gofio que tras el exilio le ayudó a usted y a otros tantos a sobrevivir ¿sigue incluyéndolo usted en su dieta?

Sí, sí. Tengo aquí, y lo uso sobre todo cuando hacemos cocido o una sopa de cocido.Lo que pasa, es que aquí en Madrid, no es fácil encontrarlo…Pero yo sí, lo como con frecuencia.

Para finalizar, muy a mi pesar, me gustaría que nos comentara, si usted que sabe enlazar esas palabras ¿tiene una palabra favorita? si usted tuviera que escoger una palabra del amplio acervo castellano ¿con cuál sería?

¿Con una palabra del castellano? ¡No! del canario.

Pues sí, es verdad

¡Tolete! (responde repentina y efusivamente entre risas)

¿Cómo?

¡Tolete!

¿A que usted no sabe lo que es un tolete?

Sí, un tontorrón…

A mí me hacía mucha gracia cuando nadaba con el equipo del Naútico, cuando el entrenador refiriéndose a mí, gritaba: ¡Eh tú, tolete deja de hacer tal cosa! Una palabra divertida de mi infancia.

Pero ¿sabe usted lo que es realmente? Tolete, es el palito que va en las barcas, encajado en las bordas para que el remo gire, el eje del remo, vamos.

Para terminar ¿Nos daría una primicia de la última novela en la que está trabajando?

Va de canales…ya hablaremos, todavía es pronto.

Infografías: Carlos O.Jorge González, GOOGLE imágenes, RTVE en imágenes

Tenerife 100% Vida
Fundaspe
Tenerife 100% Vida
Periodista.